¿Se puede prevenir el ICTUS?

El Ictus es llamado también accidente cerebrovascular, ataque cerebral, infarto cerebral o apoplejía, es una enfermedad cerebrovascular aguda.


Nuestro cerebro, es el órgano encargado de dirigir la actividad del sistema nervioso: Todo que somos, lo que pensamos, lo que sentimos, lo que decidimos, y como actuamos, está regulado por nuestro cerebro. Es por eso, que hoy hablaremos sobre cómo cuidar a nuestro cerebro y me gustaría empezar con 2 mensajes:


ICTUS, sintomas del ictus, tratamiento del ictus, prevención del ictus, apoplejía, infarto cerebral, hemorragia cerebral
Cerebro

1. El Ictus se puede prevenir

2. Y también se puede identificar y si sucede, hay que consultar inmediatamente


ASPECTOS GENERALES

El cerebro recibe aproximadamente un 20% del volumen sanguíneo circulante, con un sistema de autorregulación de su flujo sanguíneo, lo que garantiza el suministro de sangre con sus nutrientes y oxígeno, permitiendo el correcto funcionamiento de sus células: las neuronas.

El ictus es una enfermedad cerebrovascular aguda que afecta de manera brusca a la circulación del cerebro.

Según la Organización Mundial de la Salud, las enfermedades cerebrovasculares (ECV) afectan a 15 millones de personas al año, de las cuales un tercio fallece y otro tercio queda discapacitado de manera permanente.

En España, las ECV son la primera causa de discapacidad aguda en mayores de 65 años y la segunda causa de demencia tras el Alzheimer.


¿QUE ES EL ICTUS?

Se trata de una enfermedad cerebrovascular aguda que afecta de manera brusca la circulación cerebral primordialmente de dos formas: por taponamiento o por rotura de un vaso sanguíneo, impidiendo de esta manera, el suministro de sangre necesario, ocasionando una falta de nutrientes y de oxígeno, a lo que se le denomina isquemia, alterando la función del área del cerebro comprometida y la consecuente muerte celular después de unos minutos.

Los más frecuentes son los ocasionados por taponamiento u obstrucción y se denominan ictus isquémicos (85%), desencadenando el infarto cerebral, lo cual es irreversible y genera muerte a las células neuronales.

En el caso de rotura de un vaso sanguíneo desencadena el llamado ictus hemorrágico, que, aunque son menos frecuentes (15%), su mortalidad es notablemente mayor. Sin embargo, los supervivientes de un ictus hemorrágico suelen presentar, a medio plazo, secuelas menos graves.

En un estudio realizado en España, el 45% de los pacientes que sobreviven a un Ictus, a los tres meses presentaban discapacidad moderada o severa.

Existen múltiples causas de isquemia cerebral, pero las que ocasionan el 90% de los ictus isquémicos son el tromboembolismo ateromatoso (por placas ateromatosas), la arterioesclerosis de vasos de pequeño calibre y las embolias de origen cardiaco.


FACTORES DE RIESGO

Las causas son variadas y se denominan factores de riesgo:


Factores de riesgo no modificables

  • Edad: La incidencia de ictus se duplica cada 10 años a partir de los 55 años, es decir que a medida que somos mayores el riesgo crece significativamente.

  • Sexo: Más frecuente en mujeres (probablemente por mayor número de mujeres en edad avanzada)

  • Antecedentes familiares: Los antecedentes familiares se asocian con mayor riesgo de ictus.


Factores de riesgo modificables

  • Ictus previo: El riesgo de presentar un ictus isquémico recurrente y un nuevo evento vascular es especialmente elevado en el primer año tras haber sufrido un AIT

  • Alcohol, Tabaco, Drogas: El consumo elevado de alcohol, consumo de tabaco o drogas incrementa el riesgo de padecer un ictus

  • Sedentarismo: La práctica de ejercicio físico se asocia a un menor riesgo de episodios vasculares, entre ellos el ictus.

  • Obesidad: Tanto la obesidad general como la abdominal se asocian con un aumento del riesgo de ictus

  • HTA, Diabetes Mellitus (DM), Síndrome metabólico, Dislipemia: La HTA es el factor de riesgo más importante junto con la edad. La DM y el síndrome metabólico también incrementan el riesgo vascular y las cifras plasmáticas de colesterol se asocian con riesgo vascular.

  • Apnea Obstructiva el sueño (AOS) de tipo grave duplica el riesgo de accidente cerebrovascular incidente, especialmente en pacientes jóvenes o de mediana edad.

  • Anticonceptivos Orales, Terapia Hormonal: Tanto los anticonceptivos orales como la terapia hormonal incrementan el riesgo de padecer un ictus.

  • Hiperhomocisteinemia elevación de la Lipoproteína A , migraña, enfermedad de células falciformes: Los niveles elevados de homocisteína y de lipoproteína A en plasma se han asociado a un incremento del riesgo de ictus. Los pacientes que padecen episodios de migraña, especialmente con aura, muestran un incremento del riesgo de ictus. El ictus es también una complicación frecuente de la enfermedad de células falciformes.

  • Cardiopatías embolígenas: Por ejemplo, la fibrilación auricular es un factor de riesgo de ictus, especialmente en mayores de 75 años, con HTA, insuficiencia cardiaca, DM o ictus isquémicos previos. En los IAM el ictus se presenta como complicación en un 0,75%-1,2%. Las prótesis de válvulas cardiacas mecánicas presentan un riesgo alto de trombosis, mientras que las biológicas presentan un riesgo inferior. La presencia de otras valvulopatías (estenosis mitral de origen reumático) también se asocian con un mayor riesgo.


PREVENCIÓN


El ictus se puede prevenir.

  • Cambios en el estilo de vida

  • Dieta sana y equilibrada

  • Ejercicio regular (150 minutos/semana de tipo moderado-intenso).

  • Descanso adecuado para la edad, buena higiene del sueño

  • Tratamientos y control médico para colesterol, diabetes, hipertensión arterial.

  • La antiagregación (la toma de un medicamento, adiro) indicada por un médico, ha demostrado ser eficaz en la prevención primaria del Ictus.

  • Evitar la obesidad, disminuir el consumo de alcohol y suprimir el hábito de fumar.


Síntomas de alerta de ictus isquémico:

ICTUS, sintomas del ictus, prevención del ictus, tratamiento del ictus, hemorragia cerebral, infarto cerebral,
Síntomas del ICTUS

  • Trastorno de la sensibilidad, entumecimiento, sensación de “acorchamiento u hormiguillo” de la cara, brazo y/o pierna de un lado del cuerpo, de inicio brusco.

  • Pérdida de fuerza repentina en la cara, brazo o pierna, especialmente si es en un sólo lado del cuerpo.

  • Confusión repentina.

  • Dificultad para hablar o entender.

  • Pérdida de visión brusca de uno o ambos ojos.

  • Cefalea intensa, repentina y sin causa aparente asociada a náuseas y vómitos (no achacable a otras causas).

  • Dificultad repentina para caminar, mareos, pérdida de equilibrio o coordinación.

  • Dificultad para tragar.


En cualquier caso, es preciso que la atención se realice con la mayor rapidez posible.


El ictus es una emergencia médica


¿Cómo podemos identificarlo?

Para confirmar si alguien a tu alrededor está sufriendo un ictus, sigue estos pasos:



ICTUS, síntomas del ictus, prevención del ictus, tratamiento del ictus, hemorragia cerebral, infarto cerebral, apoplejía

¿CÓMO ACTUAR ANTE UN ICTUS?

Si cree que usted o alguien en su entorno está padeciendo un ictus o síntomas compatibles, debe llamar inmediatamente al servicio de urgencias médicas 24H al tel 112, teniendo en cuenta que la ventana de acción de menos de seis horas, para revertir y prevenir secuelas.


El TRATAMIENTO Siempre es en urgencias hospitalarias


En el siguiente vídeo puedes ver una explicación sencilla sobre el ICTUS y su prevención, pincha aquí

Entradas destacadas