Sesión de punción seca

Punción seca

La punción seca es una herramienta del área de la fisioterapia y de la medicina rehabilitadora, dentro del amplio abanico de
técnicas categorizadas como invasivas en la que se utiliza una aguja de
unos 13 mm de diámetro sobre el tejido subcutáneo y/o muscular. Como su
propio nombre indica no se introduce ningún medicamento, anestésico, etc.
El principio de esta técnica es conseguir eliminar bandas tensas o “puntos
gatillo miofasciales (PGM)”
localizados por el fisioterapeuta mediante
palpación.


El dolor referido por el paciente lo podemos clasificar como conocido
PGM activo o no reconocido PGM latente. Pero y, ¿qué se entiende por
dolor referido? el paciente comenta en consulta “es una sensación de
quemazón que aparece cuando me palpas ese punto y que además es igual
al dolor que aparece al jugar al pádel” o “me presionas en el cuádriceps y
despiertas el mismo dolor que me impide seguir corriendo”. Pueden ser dos 
claros ejemplos que limitan la actividad deportiva o laboral de los pacientes que acuden a nuestra consulta.

El tratamiento específico con la punción seca y en combinación con una
reeducación personalizada suele resolver los síntomas y permite devolver
al paciente a su estado previo de bienestar.

Uno de los objetivos de la fisioterapia es aliviar el dolor y conseguir la máxima funcionalidad, esto conseguirá la recuperación de la lesión y la punción seca es una opción terapéutica más que ayudará a conseguir estos objetivos. 


Pregunta a nuestros profesionales para resolver cualquier duda o conocer
más en profundidad esta técnica.