Copyright © 2017  Diseñado por BufaloDesignWeb para SportSalud. Todos los derechos reservados. C/ Vinaroz, 44. 28002-Madrid. 

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon
Please reload

Entradas recientes

Valoración médico-deportiva en el deporte

August 13, 2019

1/10
Please reload

Entradas destacadas

Uso adecuado de las mochilas portabebés

Para poder comprender como usar las mochilas portabebés debemos conocer la anatomía y evolución de la columna y caderas de nuestros bebés durante su desarrollo.

Cuando nacemos, la columna del bebé no tiene las curvaturas fisiológicas (Figura-1) que tiene el adulto cuando nos miran de lado, lordosis cervical, cifosis dorsal y lordosis lumbar, curvaturas que nos ayudaran a mantenernos flexibles y equilibrados. En el recién nacido las curvaturas se irán formando gradualmente. Al nacer la curvatura de la columna es cóncava, en posición de "C" y el bebé no tiene control cefálico, pero progresivamente su musculatura se irá haciendo más fuerte y será capaz de levantar solo la cabeza contra la fuerza de la gravedad. Según pasa el tiempo irá apareciendo la curvatura en las cervicales, lo cual sucederá alrededor del tercer mes. La curvatura en la zona lumbar se empezará a formar alrededor del décimo mes, en el momento que el bebé comience a reptar y a gatear, para ser visible cuando a los 12 meses que ya comienza a andar.

 

La posición natural de la cadera, posición que instintivamente el bebé tiene al nacer es la “posición de ranita”, eso significa que la cadera esta en flexión de aproximadamente 100º, con abducción de cadera alrededor de 45º.

Pero la columna y la cadera no son independientes, la postura de una influirá en la otra, así, la espalda curvada, en forma de C requiere la flexión de las piernas y al revés, las piernas del bebé estarán es posición de ranita cuando la espalda esté curvada, y la columna solamente permanecerá arqueada cuando las piernas estén en posición de rana.

 

Una vez explicado cual es la posición natural y el desarrollo fisiológico de nuestro bebé podemos entender cuál es la posición correcta de llevar a nuestro bebé sin dañar.

Aquí un breve resumen:

 

  • Posición correcta de llevar a tu bebé:

El bebé debe estar mirando hacia ti, caderas en abducción (piernas abiertas) rodillas flexionadas por encima de la cadera (posición de ranita) con esta posición  le estarás llevando en la posición natural, protegerás su anatomía y ayudarás a su desarrollo. Además de los beneficios que tiene para su desarrollo en aparato locomotor, el bebé estará más calentito, oirá el corazón de su progenitor, y se sentirá seguro.

 

  • Posición incorrecta:

Bebé mirando hacia fuera, esta posición dañará al bebé en su columna, nosotros mismo estaremos forzando su columna de forma antinatural, empujando su columna y borrando su curvatura en forma de C; además el peso del bebé recaerá sobre su pubis, sobre la zona genital, esto puede producir problemas en el aparato reproductor. Afectará también a sus caderas, el bebé en esa posición lleva las piernas colgando, eso significa que la cabeza del fémur no está completamente dentro de la cavidad cotiloidea pudiendo producir la luxación de la cadera.

 

 

 

 

.